martes, 3 de febrero de 2015

Zape

Ayer fué un día para recordar su esencia y transformar las sensaciones. Frío, húmedo, ventoso. Pesadillas al amanecer, presagio nefasto. .. y a las 6 de la tarde, dejando su existencia Zape, el gato que eligió acompañarme mi último año y medio.

Ya pasan 31 minutos de la medianoche. Por la mañana lo enterraré a los pies de aquel viejo árbol donde me acompañaba en mis noches amargas aprendiendo a vivir.

Con su cuerpo enterraré junto a mi gratitud, aquellas lágrimas, una etapa de mi vida y la semilla de mil deseos de amor.

Gracias.

1 comentario: