domingo, 20 de abril de 2014

Despersonalizándome

Ya casi ni me reconozco. Definitivamente, ese tipo que se refleja en el cristal de las ventanillas opuestas del metro no es aquel que conocí antaño. Ese que viajaba con su equipaje de tiempo murió en la espesura. Nadie espera a aquel romántico porque hace tiempo se olvidaron de su existencia. Ocupó su lugar un habitante del espacio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario