miércoles, 6 de octubre de 2010

Hola

¿Que tal? ¿Como ha ido tu día? Si, si... me dirijo a ti. Aunque, en este momento, no pueda estar físicamente junto a ti, para preguntártelo mientras miro en lo más profundo de tu ojos, ni pueda ofrecerte mis manos para juntarlas con las tuyas.

Aún asi, me gustaría saber de ti, de tus preocupaciones, de tus miedos, incluso de lo que te hizo feliz. No sólo quiero saber de las grandes cosas, sino también de esas pequeñas que quieras contarme, que quizás pasen desapercibidas para el resto del mundo pero no para ti, como el canto dulce de un pájaro, como un sueño voluble, como una sonrisa fugaz.

Porque tú eres importante para mi desde que te conozco y te lo recuerdo en estas líneas. ¿Quien soy yo? ¿a que es debido todo esto?... Sencillamente pon tu mano sobre tu pecho y siénteme, siempre estaré dentro de tu corazón.

Buenas noches con todo mi cariño.

Te quiero.

3 comentarios:

  1. Bonitas palabras...
    Pero ocurre que cuando ya te contaron todo, cuando ya no hay mas sorpresas, se pierde la ilusion por el "ser" en cuestion.
    Y ya no se si habra cariño y "te quieros".

    ResponderEliminar
  2. Gracias.

    Yo creo que jamás se termina de conocer a las personas, siempre puede haber "algo". Perder la ilusión por ese "ser" ya es otra cuestión, quizás la que nos lleve a no querer ver ese "algo" distinto cada día. Son nuestros temores y prejuicios, ese diablo que nos encofra el alma para que no sintamos.

    Ahora sólo puedo decirte que tú eres importante para mí y deseo saber de ti. En este momento siento un gran cariño y aprecio hacia ti. No se mañana, ni el año que viene, pero hoy te quiero y me gustaria que lo sintieras tu también.

    Buenas y dulces sueños.

    ResponderEliminar