jueves, 16 de septiembre de 2010

Deslizándome por mi ensoñadora realidad

Esta tarde la lluvia descendió desde mis párpados hasta mis labios. Mientras revivo aquellos momentos felices con ella junto a la playa. Sólo y exclusivamente recordaré todo lo que alegre mi corazón; como cuidas a un bebé y tratas de rodearlo de dulzura y amor. Me ayuda a tenerlo presente aquella mantita que me regalaste en aquel parking antes de nuestra despedida.

Besos a todos.

1 comentario: