sábado, 6 de noviembre de 2010

Rima V

"Espíritu sin nombre,
indefinible esencia,
yo vivo con la vida
sin formas de la idea.

Yo nado en el vacío,
del sol tiemblo en la hoguera,
palpito entre las sombras
y floto con las nieblas.

Yo soy el fleco de oro
de la lejana estrella,
yo soy de la alta luna
la luz tibia y serena.

Yo soy la ardiente nube
que en el ocaso ondea,
yo soy del astro errante
la luminosa estela.

Yo soy nieve en las cumbres,
soy fuego en las arenas,
azul onda en los mares
y espuma en las riberas.

En el laúd, soy nota,
perfume en la violeta,
fugaz llama en las tumbas
y en las ruinas yedra.

Yo atrueno en el torrente
y silbo en la centella,
y ciego en el relámpago
y rujo en la tormenta.

Yo río en los alcores,
susurro en la alta yerba,
suspiro en la onda pura
y lloro en la hoja seca.

Yo ondulo con los átomos
del humo que se eleva
y al cielo lento sube
en espiral inmensa.

Yo, en los dorados hilos
que los insectos cuelgan
me mezco entre los árboles
en la ardorosa siesta.

Yo corro tras las ninfas
que, en la corriente fresca
del cristalino arroyo,
desnudas juguetean.

Yo, en bosques de corales
que alfombran blancas perlas,
persigo en el océano
las náyades ligeras.

Yo, en las cavernas cóncavas
do el sol nunca penetra,
mezclándome a los gnomos,
contemplo sus riquezas.

Yo busco de los siglos
las ya borradas huellas,
y sé de esos imperios
de que ni el nombre queda.

Yo sigo en raudo vértigo
los mundos que voltean,
y mi pupila abarca
la creación entera.

Yo sé de esas regiones
a do un rumor no llega,
y donde informes astros
de vida un soplo esperan.

Yo soy sobre el abismo
el puente que atraviesa,
yo soy la ignota escala
que el cielo une a la tierra,

Yo soy el invisible
anillo que sujeta
el mundo de la forma
al mundo de la idea.

Yo, en fin, soy ese espíritu,
desconocida esencia,
perfume misterioso
de que es vaso el poeta."

Gustavo Adolfo Bécquer

sábado, 23 de octubre de 2010

No dejes de soñar

"No rechaces los sueños por ser sueños.
Todos los sueños pueden
ser realidad, si el sueño no se acaba.

La realidad es un sueño. Si soñamos
que la piedra es la piedra, eso es la piedra.
Lo que corre en los ríos no es un agua,
es un soñar, el agua, cristalino.

La realidad disfraza
su propio sueño, y dice:
«Yo soy el sol, los cielos, el amor».

Pero nunca se va, nunca se pasa,
si fingimos creer que es más que un sueño.
Y vivimos soñándola. Soñar
es el modo que el alma
tiene para que nunca se le escape
lo que se escaparía si dejamos
de soñar que es verdad lo que no existe.

Sólo muere
un amor que ha dejado de soñarse
hecho materia y que se busca en tierra."

Pedro Salinas

Ocaso otoñal - ©2010 serpiente1966

martes, 19 de octubre de 2010

Historias del metro I

El metro vuelve a saltarse los horarios en estos días, y cuando pasan este tipo de incidencias suelen ocurrirme cosas bastante extrañas.

Con media hora de retraso llega a mi estación uno de los nuevos metros en la línea 1 (supongo que son los viejos de las líneas 3 ó 5). Me apresuro a alcanzar alguno de los escasos asientos en sentido de la marcha que están libres, pero una "familia Dalton" los "rellena" todos, despiadadamente. Siempre trato de evitar los asientos enfrentados, puesto que les resulta bastante incómoda mi mirada a muchos pasajeros. Pero no me queda otra opción si quiero sentarme, que ocupar uno de los que están en las filas laterales, que se sitúan a ambos lados del vagón, enfrentadas ambas hileras.

En esa última parada entra un hombre y una mujer, de mediana edad, que se sientan en los únicos asientos vacíos que quedaban, justo enfrente mio, je. El hombre abre un gran libro sobre decoración o diseño, lo ojea brevemente y continúa conversando con la mujer que entró junto a él. Supuse que eran amigos, pareja o conocidos que viajaban juntos hacia el mismo destino pero una parada después el hombre se apeó del metro y la mujer permaneció en su lugar.

Me dió la sensación, a pesar de estar atiborrado el metro, que estabamos solos allí, ella y yo. Cuando la ví llegar antes ya me recordó a Catherine Deneuve tanto por su belleza como por su ausencia.

Inevitablemente se cruzaban nuestras miradas. Yo trataba de evitar por todos los medios enfrentar mis ojos con los suyos: trazando circulos alrededor de su rostro, cerrando los ojos unos segundos, mirando hacia mi mp3 o la mochila, mis manos, el techo, mis zapatos, los que se sentaban a mi izquierda y derecha, etc... Ella también trataba de hacer lo mismo, pero no habia forma, era como un imán volvíamos a mirarnos directamente, hasta impúdicamente.

¿Que estará sintiendo? - me preguntaba mientras me perdía en sus pupilas. Yo me sentía claramente turbado, ella no encontraba lugar donde colocar sus manos y tuve en algún momento miedo a que ella se marchase por dicha incómoda situación. De todos modos, el viaje sería breve, no podia yo aspirar a más. Aunque mis deseos hacia ella se perdian en el torbellino infinito de mi imaginación.

Pudimos escuchar el aviso de parada. Se levantó de su asiento y se dirigió rápidamente hacia una de las puertas y lógicamente pensé que iba a apearse. Pero no fue así, sólo se situó junto a una de las puertas y sin más me surgió esa terrible preguntas ¿Tuvo miedo? Luego llegué a mi parada y me situé detras de ella, iba a bajarse en la misma que yo. Volvieron a brotar preguntas de mi mente turbulenta: Si se vuelve hacia mi ¿seré capaz de decirle algo?, ¿se pondrá a gritar?, ¿quizás tomarnos un café y prolongar el placer de su presencia?...

Se abrieron las puertas y nuestros destinos se separaron quizás para siempre, aunque esos gramos de felicidad endulzaron 35 minutos de mi vida.

Gracias.

jueves, 14 de octubre de 2010

La poderosa experiencia del amor

"Los recuerdos del amor nunca pasan. Permanecen, guían e influyen mucho después de que la fuente de estímulo se haya desvanecido. No hay nada de nuevo en esto. Toda aquella persona que se haya sentido conmovida por un amor genuino sabe que éste deja huellas perdurables en el corazón humano. El efecto del amor perdura porque la naturaleza del amor es espiritual. El hombre que no pueda ser estimulado para alcanzar grandes alturas de logros por medio del amor no tiene esperanza alguna, está como muerto, aunque pueda parecer vivo.

Recuerde algunas cosas del ayer, y sumerja su mente en los hermosos recuerdos de un amor pasado. Eso suavizará la influencia de las actuales preocupaciones y molestias, las realidades de la vida, y -¿quién sabe?-, durante esta retirada temporal, su mente le llevará al mundo de la fantasía, las ideas o los planes capaces de cambiar todo el estatus financiero, o el espiritual, de su vida.

Si usted cree que es desgraciado porque ha amado y perdido, olvide esa idea. Todo aquel que ha amado de veras nunca pierde por completo. El amor es caprichoso y temperamental. Llega cuando quiere, y se va sin la menor advertencia. Acéptelo y disfrute de él mientras permanezca; pero no malgaste su tiempo preocupándose por su desaparición, porque así nunca conseguirá que regrese.

Rechace también la idea de que el amor se presenta sólo una vez en la vida. El amor puede aparecer y desaparecer en innumerables ocasiones, pero no hay dos experiencias amorosas que afecten a una persona del mismo modo. Puede producirse, y de hecho ocurre, una experiencia amorosa que deje en el corazón una huella más profunda que las otras, pero todas las experiencias amorosas son beneficiosas, excepto para la persona que se siente resentida y cínica cuando el amor desaparece.

En el amor no debería existir desilusión alguna, y no la hay si la gente comprende la diferencia entre las emociones del amor y las del sexo. La gran diferencia radica en que el amor es espiritual, mientras que el sexo es biológico. Ninguna experiencia que afecte al corazón humano con una fuerza espiritual puede ser nociva, excepto como consecuencia de la ignorancia o de los celos.

No cabe la menor duda de que el amor es la experiencia más grande de la vida. Le permite a uno entrar en comunión con la Inteligencia Infinita. Cuando se mezcla con las emociones del romanticismo y del sexo, puede conducirle a uno muy alto por la escalera del esfuerzo creativo. Las emociones del amor, el sexo y el romanticismo son los lados del eterno triángulo del genio con capacidad para lograr y construir.

El amor es una emoción con numerosos colores, sombras y caras. Pero la más intensa y ardiente de todas las clases de amor es la que se experimenta cuando se mezclan las emociones del amor y del sexo. Los matrimonios que no se ven bendecidos con la afinidad eterna del amor, apropiadamente equilibrada y proporcionada con el sexo, no pueden ser felices, y raras veces perduran. El amor, por sí solo, no proporcionará felicidad en el matrimonio, como tampoco el sexo, por sí solo, lo hará. Cuando estas dos hermosas emociones se mezclan, el matrimonio puede producir un estado mental cercano al espiritual que se llega a conocer en este plano terrenal. Cuando a las emociones del amor y el sexo se les añade la del romanticismo, se eliminan los obstáculos que se interponen entre la mente finita del hombre y la Inteligencia Infinita. ¡Entonces, un genio ha nacido!"

Napoleon Hill, 1937

martes, 12 de octubre de 2010

Lluvia

Hoy es festivo. Me levanté temprano y me hicé un café. Me senté en la terraza a tomármelo, mientras observaba como las gotas de lluvia caían sobre los charcos atrapando burbujas de aire que flotaban un segundo. El aire era fresco...

miércoles, 6 de octubre de 2010

Hola

¿Que tal? ¿Como ha ido tu día? Si, si... me dirijo a ti. Aunque, en este momento, no pueda estar físicamente junto a ti, para preguntártelo mientras miro en lo más profundo de tu ojos, ni pueda ofrecerte mis manos para juntarlas con las tuyas.

Aún asi, me gustaría saber de ti, de tus preocupaciones, de tus miedos, incluso de lo que te hizo feliz. No sólo quiero saber de las grandes cosas, sino también de esas pequeñas que quieras contarme, que quizás pasen desapercibidas para el resto del mundo pero no para ti, como el canto dulce de un pájaro, como un sueño voluble, como una sonrisa fugaz.

Porque tú eres importante para mi desde que te conozco y te lo recuerdo en estas líneas. ¿Quien soy yo? ¿a que es debido todo esto?... Sencillamente pon tu mano sobre tu pecho y siénteme, siempre estaré dentro de tu corazón.

Buenas noches con todo mi cariño.

Te quiero.

sábado, 18 de septiembre de 2010

Ese momento esta a punto de llegar

Cuando me levanto de la cama, ya espero ese momento. Cuando salgo de casa a dar un paseo por el campo, en el trabajo, en la gasolinera o incluso en el supermercado, espero que llegue ese momento. Pudiera surgir como llamada telefónica, encontrándome en su camino o incluso en forma de mensaje en una botella. Pero sé que va a llegar, lo sé con total seguridad. Y cuando me voy a dormir de nuevo, me acuesto con la esperanza, que posiblemente mañana será ese dia, ese dia para recordar el resto de mi vida.

"Lo que sea que estás buscando en este momento, te está buscando a ti"

viernes, 17 de septiembre de 2010

Soy afortunado

Aunque, hoy en dia, no tengo la suerte de poder disfrutar de la compañia de amigos, con los que compartir momentos de la vida. Analizando la memoria de mi pasado, he de reconocer públicamente que la gran mayoría han sido personas encantadoras y que guardo muy gratos recuerdos de ellas. También he de declarar que no he sabido, en su momento, agradecerles su compañia y su gran comprensión hacía mi.

Son personas maravillosas a las que deseo aquello que más anhelen en la vida y la mayor felicidad allá donde estén.

Os quiero, mil besos.

jueves, 16 de septiembre de 2010

Deslizándome por mi ensoñadora realidad

Esta tarde la lluvia descendió desde mis párpados hasta mis labios. Mientras revivo aquellos momentos felices con ella junto a la playa. Sólo y exclusivamente recordaré todo lo que alegre mi corazón; como cuidas a un bebé y tratas de rodearlo de dulzura y amor. Me ayuda a tenerlo presente aquella mantita que me regalaste en aquel parking antes de nuestra despedida.

Besos a todos.

lunes, 1 de marzo de 2010

Tocar fondo y salir

Ya puedo decir que he tocado fondo.

Hay dos caminos ya: fenecer definitivamente entre la mugre del fondo o salir de la inmundicia.

He decidido salir. Ya está bien, llevo muchos años arrastrando una losa que se fue haciendo tan pesada como la quise hacer yo mismo. Voy a salir. Ahora llevo cerca de tres meses alejado de algunas personas muy queridas y de algunas personas muy indeseables. Los dias se me han hecho muy espesos y dolorosos, los pocos "supuestos" amigos me ignoraron, algunos me "apuñalaron" con su desprecio. Pero ya no me importa todo eso, ni tan siquiera lo voy a tomar en cuenta. Voy a decidir yo mismo y decido ser feliz. Quizás parezca idiota pero me da igual, por lo menos no voy a amargar la existencia a nadie ni a mi mismo.

Ahora voy a tomarme un café y soy feliz.

Besos.

sábado, 20 de febrero de 2010

Gracias

A Eva, por haberme ayudado a conocer lo que es amar y que entre los sueños y la realidad existen solo las barreras que nos ponemos nosotros mismos.

A Carmen, por enseñarme lo que es estar siempre que lo necesitabas a tu lado y sonreir.

...

sábado, 13 de febrero de 2010

Agitación

Azules olvidados - ©2005-2010 serpiente1966


Desde tus pies hasta tu cabeza me deslizo, cual sierpe. Recorriendo los paraisos de tu cuerpo, aquellos que sólo se encontraban en mis más lujuriosos sueños. Acaricio cada centímetro de tu piel, para luego cubrirla de besos y así poder beber el ardiente aroma de tus deseos. Palpitando tu cuerpo ante mi, se estremece cuando eres ensartada por mi. Y eres mía en ese momento y para siempre.

Te sacudes, intentas escapar, tus pechos saltan, agitas tus cabellos, me arañas, me muerdes. Gritas como poseída, gimes de dolor, ríes de placer mientras golpeo tus nalgas y pellizco tus pezones. Y sigo penetrándote tan profundamente como te amo.

Para ti, con cariño.

miércoles, 27 de enero de 2010

Fuego en el cuerpo

Deseabas conocer el "secreto de los alquimistas" y sabías que yo podía ayudarte. Yo te deseaba y tu sabías que podías ayudarme.

Hacía tiempo yo te imaginaba, pero jamás pensé que fueras tal como te sentí. Tu piel suave como la seda, tus labios con sabor a fresa, tan acogedora, cálida, lúbrica, serpenteante y provocadora como siempre. Todas tus cualidades hacían tan difícil y placentero dicho trabajo.

Mientras dibujabas con la punta de tus cabellos secretos inconfesables sobre mi pecho, yo descubría tus senos generosos que se balanceaban ante mí. Sólo una mirada tuya bastó para saber cuando estabas dispuesta para dicha tarea, justo a tiempo para que mis deseos no se consumieran en un fuego devastador. Al ritmo del palmoteo de mi vientre contra tus nalgas mientras te penetraba. Primero rápidamente, después poco a poco más lenta y profundamente como tus suspiros. Hasta el final, sin final, durante toda la noche, con sus horas, minutos, segundos, y cada metro que recorre la luna en el firmamento con sus constelaciones.

Hasta la próxima.

Besos.

sábado, 23 de enero de 2010

Desentrañado

Marqués de Dos Aguas - ©2010 serpiente1966


El dolor siempre es más amargo y profundo cuando te lo infringe quien amas. Si lacera tu alma en el momento más vulnerable. Si lo hace aquella persona, la única persona, a la que confiaste hasta lo más íntimo. Sus condiciones y desplantes son lo suficientemente duros como para continuar soportándolos con un corazón roto. Y después, cuando ya sólo te sientes desarmado, desentrañado y dolorosamente desgarrado...

...sales a la calle y te tambaleas, te sientes como un monigote, un payaso, una marioneta del vacío. Y todo aquello que te dijo lo haces tuyo y tambien inventas más apelativos autodestructivos, y crees que lo comprendes entre la vidriosa visión de las calles oscuras. Demagogo, radical, absurdo, gurú impresentable, ridículo consejero, raro, alcahuete, hipócrita, iluso, idiota en definitiva. No volveré sobre los mismos pasos, ni a mendigar un abrazo o un beso, ni a dar la posiblidad de una respuesta, soy un ser despreciable que merece lo que tiene, pero hay heridas que sólo hay una forma de cerrarlas si el tiempo no se encarga de terminar desangrándome por ellas.

" En las montañas de Valkeri
entre los pavorreales que se pavonean
encontré una flor
tan grande como mi cabeza
y cuando me estiré
para olerla

perdí el lóbulo de la oreja
parte de la nariz
un ojo
y la mitad de la cajetilla
de cigarrillos

regresé
al siguiente día
con la intención de cortar
aquella maldita cosa
pero la encontré
tan hermosa
que en cambio
maté un
pavorreal. "

El amante de las flores - Charles Bukowski

viernes, 22 de enero de 2010

El Leteo

Su vida ahora es nocturna, trabaja por la noche y duerme de día. Se ha sumergido en los vicios, el alcohol y las drogas aunque no le satisfacen. Y es devorado por la más profunda oscuridad...

El Leteo

"Ven a mi pecho, alma sorda y cruel,
Tigre adorado, monstruo de aire indolente;
Quiero enterrar mis temblorosos dedos
En la espesura de tu abundosa crin;

Sepultar mi cabeza dolorida
En tu falda colmada de perfume
Y respirar, como una ajada flor,
El relente de mi amor extinguido.

¡Quiero dormir! ¡Dormir más que vivir!
En un sueño, como la muerte, dulce,
Estamparé mis besos sin descanso
Por tu cuerpo pulido como el cobre.

Para ahogar mis sollozos apagados,
Sólo preciso tu profundo lecho;
El poderoso olvido habita entre tus labios
Y fluye de tus besos el Leteo.

Mi destino, desde ahora mi delicia,
Como un predestinado seguiré;
Condenado inocente, mártir dócil
Cuyo fervor se acrece en el suplicio.

Para ahogar mi rencor, apuraré
El nepentes y la cicuta amada,
del pezón delicioso que corona este seno
el cual nunca contuvo un corazón."


Un poema de "Las flores del mal - Charles Baudelaire" dedicado al Leteo, uno de los ríos del infierno, cuyas quietas aguas permitían a los muertos el olvido de sus afanes terrestres.

viernes, 15 de enero de 2010

Tranquilidad

Él pensaba que ese día nunca llegaría, siempre albergó esperanzas dentro de su amargura. Que su sonrisa le volviera a hacer vibrar, como durante aquel lejano verano en la playa. Que un beso suyo volviera a cruzarse en su camino. Que todas aquellas preguntas quedaran respondidas fundidos en un abrazo. Después de intentar que su ausencia no fuera tan dolorosa buscó en el desierto durante un tiempo, pero solo encontró serpientes y soledad. Vender el alma fué más sencillo de lo que parecía. Como un frágil sueño, que luego olvidas. Y luego el frío, como la muerte, como la nada. Y esa felicidad extraña, que invade el cuerpo, como una droga, como un sutil veneno. Rompiéndose en mil pedazos el pasado con sus recuerdos. Desapareciendo todo: sus preocupaciones, sus deseos, sus sueños. Era como una parálisis irreversible, de todas las emociones y sentimientos. La mejor forma de seguir viviendo con el alma extirpada para no gozar ni sufrir, a cambio de una aparente tranquilidad.


"El triste que se despide
de plazer e de folgura
se despide;
pues que su triste ventura
lo despide
de vos, linda creatura.

Del que tal licencia pide
havet, señora, amargura,
pues la pide
con desesperación pura,
e non pide
vida, mas muerte segura."

Canción del Marqués de Santillana