martes, 22 de diciembre de 2009

Sed Non Satiata

Extraña deidad, morena como las noches, de perfume donde se mezclan el almizcle y el tabaco —obra de algún obí, Fausto de la llanura—, bruja de flancos de ébano, hija de las negras mediasnoches, yo prefiero a la constancia, al opio, a las noches, el elixir de tu boca donde el amor se pavonea. Cuando hacia tí mis deseos parten en caravana, tus ojos son la cisterna donde beben mis hastíos.

Por esos grandes ojos negros, respiraderos de mi alma, oh demonio sin piedad, viérteme menos fuego: no soy la Estigia, para abrazarte nueve veces, ¡ay de mí!, ¡no puedo, Furia libertina, para quebrar tu ánimo y acorralarte! ¡en el infierno de tu lecho transformarme en Proserpina!

"Las Flores del Mal - Charles Baudelaire"

viernes, 18 de diciembre de 2009

El alma tenías...

El alma tenías
tan clara y abierta,
que yo nunca pude
entrarme en tu alma.
Busqué los atajos
angostos, los pasos
altos y difíciles...
A tu alma se iba
por caminos anchos.
Preparé alta escala
-soñaba altos muros
guardándote el alma-,
pero el alma tuya
estaba sin guarda
de tapial ni cerca.
Te busqué la puerta
estrecha del alma,
pero no tenía,
de franca que era,
entrada tu alma.
¿En dónde empezaba?
¿acababa, en dónde?
Me quedé por siempre
sentado en las vagas
lindes de tu alma.

Pedro Salinas.

miércoles, 9 de diciembre de 2009

Necesidad de amar.

"Esa necesidad de olvidar su yo en la carne extraña, es lo que el hombre llama noblemente necesidad de amar."

Charles Baudelaire

Sabes que me dejaste solo en el desierto del silencio, suponiendo tanto tú como yo que iba a recomponer mis pedazos y sobrevivir a la catastrofe de tu despedida. Pero siento que faltó algo entre nosotros, porque no sobró nada. Y ahora, más que nunca, ni te imaginas cuanta necesidad de tí embarga mi alma.

Besos desde el desierto.

martes, 1 de diciembre de 2009

A tientas

Banco solitario - ©2009 serpiente1966


Hollando por el mismo sendero que conduce implacablemente hacia mi destino. Sin nadie con quien compartir un suspiro, ni tan siquiera una falsa apariencia que me devuelva el aliento. Sólo sueños y deseos atenazados por pensamientos confusos y realidades envenenadas.

Confundiéndose las noches perdidas en este lugar desconocido. Donde sigo esperando a alguien que pueda arrebatarme este enigma y junto a él todo el áspero vacío junto a una taza de ardiente y amargo café.

Pueden pasar días, meses, años... regresaré como las estaciones, como los ciclos de mis impulsos anímicos, reencontrándome de nuevo con mi soledad, con alguna sonrisa cómplice que transporte mis deseos a paraisos imaginarios y volveré a sumergirme de nuevo en la oscuridad, que cada vez se hace más densa y profunda.

Besos.