martes, 3 de noviembre de 2009

Otra posible entrada sin respuesta

Las calles eran de polvo gris. Esta noche atravesé terrazas de bares sucios, con gente depravada y sombría que jugaba a las cartas. Los coches vaciaban de humo sus tripas a mi paso y perdian miradas fijas cristalinas por escaparates y seducciones. Estaba caminando sin sentir mis pies pero mis huellas pedian permiso para no existir, no quise negarme pero era imposible.

Sentí frío y miedo porque las hojas que morían en el aire me recordaban la fragilidad de mi alma y lo lejos que estás. Te necesito y aunque nuestras miradas se cruzaron, siento que sólo fue un sueño mío y un simple saludo tuyo. ¿No puedes darme algo? ¿No puedes evitar que llene mi vida de lagrimas y sueños inalcanzados? Dame aunque sea un quizás o dame un nunca para enterrar para siempre un alma atormentada.

4 comentarios:

  1. Y ¿por qué no preguntas al revés?, es decir, ¿puedes dar tu algo?, ¿puedes tu dar un quizás o un nunca?.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Mi consejo seria en el caso de que estuvieses enamorado, que esa es mi impresion, que expreses tus sentimientos hacia la mujer que amas. Nunca te quedes con el que podria haber sido y no es, por que nunca sentiste el valor para decirle a una persona cuanto la quieres.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Ana:

    Vencí el miedo a dar un quizás o un nunca pero solo encuentro el vacío y el silencio por respuesta. Incluso, ultimamente dí mucho más de lo que es habitual en mi, pero me temo que no fue suficiente o fue demasiado.

    Gracias y besos.

    ResponderEliminar
  4. Susana:

    No creo que fuera suficiente, si el silencio no es toda su respuesta.

    Besos.

    ResponderEliminar