jueves, 6 de agosto de 2009

¿Sabes?

...aunque sabes que te deseo,
no sabes que me dejas un halo de dulzura.

Sabes que me gustas,
no sabes que sueño contigo.

Sabes que me haces reir,
no sabes que lloro pensando en ti.

Sabes que te observaba,
no sabes que mis noches ahora son más tristes.

Sabes que posiblemente nunca nos conoceremos bien,
no sabes que clavaste una daga en mi corazón.

Sabes que soy cobarde,
no sabes que moriria por tu amor.

Sabes que me refiero a tí
y quiero que sepas todo lo que no sabías,
aunque yo creo que tu ya lo supiste desde el principio.

Yo sé que TE QUIERO y soy feliz,
pero prefiero no saber si tu me quieres,
sencillamente...
quiéreme.

Puesta de sol - ©2009 serpiente1966

4 comentarios:

  1. Sabes? Parece que llevas una doble vida...o quizás triple, se me ocurre pensar que puede ser que todos vivamos en esa forma, no escribimos sobre ello, sólo deseamos y callamos... tus palabras están llenas de secretos y de silencios... pero acaso no todas las vidas son así? No se ha convertido nuestras vidas en una cadena de despropósitos absurdos?
    Quizás la felicidad es aburrida... quizás siempre deseamos lo que no podemos tener... y bla bla bla

    ResponderEliminar
  2. Las apariencias engañan la mayoría de las veces y esa doble o triple vida no es ni más ni menos que dos o tres aspectos más o menos desconocidos de la misma vida.

    Mis palabras están llenas de secretos y silencios... es posible que tengan un mensaje escondido.

    Desear lo que no se puede tener es algo así como vivir un sueño... ¿Y por qué no vivir un sueño si la realidad nos destruye por los cuatro costados?

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Por qué no hacer de la realidad un sueño? Por qué imaginar lo que de hecho es posible vivir? O por qué no imaginamos la realidad como un sueño? Hay algo más dulce que lo cotidiano? Buscamos fuera lo que no vemos delante de nuestros ojos, queremos creer que otra vida sería mejor, que otro amante nos amaría más apasionadamente, otro trabajo, otro físico, otro lugar... tenemos los ojos cerrados a lo evidente. Yo no quiero soñar, quiero vivir e incluso sufrir lo que tengo... mi alma inconformista y geminiana siempre va a buscar, pero sólo lo que veo, lo que presiento, lo que puedo tocar o ver. De qué me sirven los sueños? Donde están? Acaso si los alcanzo no dejan de existir y comienzo a perseguir otro? Me quedo aquí sin soñar. Y prefiero ver como los otros persiguen quimeras... la tuya por ejemplo, eso sí logro adivinar cual es....Besos

    ResponderEliminar
  4. A propósito, creo que a pesar de lo que he dicho, yo también persigo un sueño. Lo confundo con la realidad y poco a poco me doy cuenta de que una absurda persecución. El problema era que creí que era real, que no era un sueño (como ya te he dicho, reniego de soñar). Ahora, al igual que tú, estoy soñando, el caso es que el tuyo parece amargo y dulce al mismo tiempo... el mío... no tengo perspectiva para definirlo. Pero es absurdo, como todos los sueños. Voy a despertar. Abro los ojos, qué es lo que veo?

    ResponderEliminar