lunes, 24 de agosto de 2009

Luz de gas

Me encantan tus juegos y perderlos para perderme en el fondo de tu mirada. ;)

(Recuerdos del 29 de Abril del 2.005)

0:30 am. A toda velocidad por la Avenida de Aragón, con las ventanillas bajadas, el viento húmedo y fresco zumbaba en los marcos de las ventanillas. Los coches metalizados pugnaban sobre el asfalto, desgarrando huellas lujuriosamente. Atravieso la Avenida del Marqués del Turia, los nerviados troncos del camino apagan el aire y el sonido.

Luz de gas que viste a la gente que sale de antros y abrevaderos, rostros de cera, carne ávida de placeres, trajes de seda, zapatos de charol. Mis retinas se acristalan, se quiebran en el fondo del laberinto, me pierdo, no siento, no respiro, mi garganta se seca, la noche me envuelve, no hay nadie, no estoy... me deslizo impulsivamente por las calles desnudas.

5 comentarios:

  1. Y, de eso se trata el primer mundo.
    Sin embargo a Madrid le pongo mis mejores fichas.

    ResponderEliminar
  2. 18:00 Salgo a dar una vuelta. Las calles están más animadas de lo habitual, porque, con la llegada del calor, el buen ciudadano se apresura a ocupar su lugar en las terrazas que los bares habilitan entre cubos de basura. Allí el buen ciudadano se ensordece, contamina e intoxica, paga lo que debe y vuelve a casa. Animado por su ejemplo, me compro un helado de cucurucho. Como es la primera vez que veo semejante producto, me como primero la galleta. Luego no sé qué hacer con la bola en las manos, me armo un lío, me pongo perdido y acabo tirando lo que queda de helado a una papelera.

    "Sin noticias de Gurb" de Eduardo Mendoza

    ResponderEliminar
  3. No he leido la novela, si tu lo has hecho me gustaría que me explicases lo que ocurre entre Gurb y su vecina.

    Gracias, besos.

    ResponderEliminar
  4. Mejor te la presto, se lee en un ratito y merece la pena las risas. Y descubres por ti mismo que ocurre con la vecinita, tan cerca, tan deseable...
    Dicen que lo que se codicia es lo que ves, lo que tienes más cerca, ¿para qué buscar lejos lo que tienes justito a tu lado?

    ResponderEliminar